lunes, 12 de mayo de 2008

ser abuelo


Al nieto.

por Ruben Guirland

Sabes, tú no me debes nada.
Yo ya me lo he cobrado todo.
Es más, voy cobrando por adelantado.
Hasta con trampas, uniendo en pedacitos de instantes, con zurcidos de momentos invisibles.
Recojo en la cuenca del tiempo cada palabra nueva “mal pronunciada”, cada reclamo de “abuelo”.
Acuno en la memoria cada gesto, riza y llanto para intentar volver a pintar color primavera cada tramo olvidado de la infancia de mis hijas.
Acerca recuerdos en cada abrazo, despierta el aleteos de miles de palomas dentro de mi pecho de padre.
Saber que en la noria del tiempo, siempre vuelve la primavera, vale la pena vivir.
Ciertamente es un milagro soñado ser ABUELO.

2 comentarios:

vanesa dijo...

y, bueno que puedo decir yo, que soy la hija de este escritor y la madre de este niño, sólo me queda agradecer cada muestra de afecto inconmensurable que se hace patente en estas páginas y brindar todo mi apoyo a mi padre para que mantenga siempre este espiritu joven y sencillo.

Anónimo dijo...

Estimado amigo, muy ciertas sus palabras al referirse al nieto, que es lo mas grandioso que pueda existir y ver en ellos la prolongacion de nuestros hijos, y a la vez es recordar cuando aun teniamos a los nuestros aun pequeños, yo como abuela, lo felicito por sentir ese orgullo de abuelo, y muy bueno lo escrito por usted, mis mayores felicitaciones y respeto hacia usted. DIOS LO BENDIGA.
GLADIS